lunes, 31 de diciembre de 2012

Carta abierta de Joaquín Morera al Presidente de la Comunidad de Madrid



(Mi admirado Joaquín Morera, amigo y compañero, ha enviado esta carta al Presidente de la Comunidad de Madrid que con gusto "cuelgo" en este humilde blog y que, ni que decir tiene, suscribo en su integridad)

Madrid 31 de diciembre de 2012

Sr. D. Ignacio González:

Una vez aprobado en la Asamblea de la Comunidad de Madrid su plan de sostenibilidad para la sanidad pública le ruego nos diga, de una vez por todas, la verdad, las razones auténticas que le han movido para llevar a cabo el inicio de un cambio tan significativo en la sanidad de nuestra Comunidad y posiblemente de todo el Estado. Estoy convencido de hasta ahora no lo ha hecho porque no ha podido, porque también tiene sus compromisos para con su partido y fundamentalmente porque sigue órdenes muy concretas y a las que no puede desobedecer si quiere mantener el cargo. Lo que no es posible es que lo que nos ha dicho hasta ahora sea cierto.

Nos repite constantemente que con su plan se va a mejorar la calidad. Ni Ud. mismo puede creerse que con su plan de sostenibilidad y los nuevos modelos de gestión para hospitales y centros de salud, lo que Ud. llama externalización (que por cierto yo y la mayoría lo entendemos como la cesión o venta de la gestión a entidades con ánimo de lucro), se vaya a mejorar la calidad. Aunque claro, yo se que Ud. cuando nos habla a los ciudadanos de que va mejorar la calidad sabe que no se refiere a la calidad real, esa que aumenta la salud de la población y la calidad de vida, sino que Ud. se refiere a lo que puede vender al usuario y con lo que se ganan los votos, eso que se llama calidad percibida. Este aspecto los políticos lo han cuidado siempre mucho, tanto que nos han arruinado. La calidad la han entendido, por ejemplo, en la forma y abuso de construcción de hospitales. Se han hecho hospitales “ferrari”, todo lujo, de una habitación por paciente, con camas para familiares, etc, cuando la financiación que como Estado podía dedicar a ello era mucho menos que en nuestros países de nuestro entorno y donde, claro está, no entienden que tengamos infraestructuras mucho mejores que las suyas cuando ellos no han podido tenerlas a pesar de dedicar muchos más fondos a la sanidad que nosotros. En hospitales privados este aspecto de la calidad también lo cuidan mucho porque es lo que atrae al cliente y con lo que pueden ganar dinero, pero ellos pueden dedicar recursos a la calidad percibida porque no tienen el coste añadido que suponen las enfermedades crónicas, especialmente de personas mayores, el cuidado de enfermedades terminales o incapacitantes de por vida, etc.

¿Porqué cambiar un modelo de sanidad que intenta ser imitado a nivel internacional?. Para que Uds. se decidan a cambiar algo que funciona bien y con lo que la población está mayoritariamente muy satisfecha, aunque existan, como en todo, aspectos mejorables, es porque tiene que haber alguna razón que se nos escapa pero que seguro que Ud. nos podría explicar. ¿Nos obligan desde Europa porque consideran que nuestra sanidad es muy cara?. No parece posible. A pesar del despilfarro en infraestructuras, debido al bajo gasto fundamentalmente en personal sanitario, lo que dedica España del PIB a sanidad es mucho menos que en muchos de los países de la Comunidad Europea.

Lo que no me puedo creer es lo que se comenta por ahí de que como hay dinero e intereses de por medio se pueden beneficiar del cambio personas concretas de su entorno, de su partido o de otros, o que se está asegurando Ud. mismo su futuro próximo. Esto es seguro una aberración y una mentira. Pero a lo mejor lo que sí es verdad es que Ud. no manda nada, y eso si que me lo creo, como empiezan a no mandar nada ninguno de los políticos que nos gobiernan. De hecho yo creo que prometen lo que les gustaría hacer porque se lo creen, pero que cuando llegan al poder y tienen que decidir son otros los que lo hacen por Uds. aunque incumplan completamente con sus ideas y promesas (sirva como ejemplo todo lo que prometía y argumentaba preelectoralmente el actual presidente: el subir el IVA crearía más paro, el subir los impuestos no mejorará el consumo, no se podía perder el poder adquisitivo de los pensionistas porque eso sería una injusticia, etc…..bueno, que le voy yo a decir, revisen los videos de su campaña electoral). Pero ¿quién les manda?. ¿Hay algún tratado oculto tipo Maastricht del que los ciudadanos no podamos saber nada?. Empiezo a pensar que sí, pero que en ese tratado no han firmado políticos, sino “mercaderes de todo tipo y condición”….bueno…seguro que esto es un desvarío mío.

Para todo esto tiene que tener alguna poderosa razón, porque Ud. no puede ser tan mala persona como aparenta. Estaba de segundo y de repente se ha encontrado con un follón. Y para salir del apuro no le ha quedado otro remedio que ser capaz de enfrentarse a todo el colectivo médico de la Comunidad que preside tildándonos a nosotros de partidistas, sindicalistas, mentirosos, interesados y cosas peores que se le escapan de vez en cuando, seguro que por la presión a la que se ve sometido. Porque Ud. sabe que los médicos que nos hemos puesto en contra de su política esta vez somos de todo color político y condición. Y sobre todo sabe, porque se lo hemos razonado, que lo que nos ha sublevado ha sido el daño que se le va a causar a la sanidad pública y al ciudadano. Nosotros no tenemos porqué mentir, no tenemos que ganar ningún voto. Pero si sabemos lo que puede pasar cuando el motor de la sanidad es el dinero y no el paciente. Y yo le diría que no intente ponernos en contra de los ciudadanos diciendo cosas como que con nuestra actitud les perjudicamos. Es posible que no lo hayamos explicado bien, pero esta movilización ha sido porque queremos lo mejor para ellos, igual que para nosotros mismos y nuestras familias. Y ¿sabe una cosa? A la mayoría nos respetan mucho y saben de verdad cuando peleamos por ellos o no. Ahora saben que muchos nos la estamos jugando y perdiendo dinero por defender unos valores que son inmensos. Y esto lo agradecen. Y cada piedra que tira contra los auténticos defensores de sus intereses le va a volver como un boomerang.

Pero dígame, ¿de verdad no le preocupa que con los nuevos modelos de gestión se deteriore la asistencia que percibe el paciente?. ¿Va a seguir diciendo que con esto asegura sanidad pública, universal, gratuita y de calidad?

Sé que, como no hay dinero, hay que seguir trabajando al menos igual por lo mismo. Pero si Ud. saca dinero de la caja para gestores externos, o lo quita de los gestores internos que tiene (por cierto ya está bien 9 direcciones generales y 33 subdirecciones en la Comunidad de Madrid con todo su séquito y asesores según necesidad), o lo quita de la parte que corresponde a la asistencia. Como de aquí no se va nadie (la mayoría de los gestores internos son cargos políticos a dedo), por narices tiene que ir en detrimento de la bolsa dedicada a la asistencia. Claro que Ud. nos dice que con gestión externalizada esta disminución en los recursos financieros (lo que hay menos lo que deben de ganar las empresas que gestionen) lo pueden compensar con una buena política de recursos.

Si de verdad lo creen no sé porque no lo han hecho los que nos están gestionando o que problema tienen para hacerlo. Pero de todas formas tenga cuidado. La gestión de personal que realizan las entidades privadas para obtener beneficios se basan en la limitación de personal y en políticas de incentivos que priman el ahorro. Sin embargo la única política adecuada de incentivos es la que incentiva la calidad en sí misma y esto no siempre ahorra (en dinero). La disminución de personal y el incentivo por ahorro son un error, deterioran la calidad y a la larga resultará carísimo (en salud y calidad de vida).

Lo de sanidad universal, después de retirar la sanidad a los inmigrantes en situación irregular o hacer que la paguen a parte, que es lo mismo, resulta una aberración, una salvajada para muchos casos individuales y un insulto y no me permito ni una broma. Con este tema se les debería caer la cara de vergüenza. Se me pone la carne de gallina al pensar que van a tratar igual a muchos de nuestros hijos ahora que se están marchando fuera a buscar trabajo, como emigrantes a otros países y muchos también de forma irregular. Es Ud. político, pues busque con los políticos fórmulas de integración y de garantías internacionales y no de segregación, que para eso les pagan.

Lo de gratuita, lo será para Ud. si es que no paga impuestos. Los demás la pagamos y repagamos, y, como vemos, cada vez repagaremos más (véase el euro por receta que impone en su Comunidad).

Sr. González, ya se acaba el año. Estoy seguro de que se encuentra deprimido y triste por lo que está pasando, por tener que mentir a la ciudadanía a pesar de sus principios, por tener que enfrentarse con los médicos y el resto de personal sanitario cuando en el fondo los admira por cómo le han tratado siempre a Ud. y su familia y por como sabe se dedican día a día a su trabajo, incluso a pesar de desacreditaciones y desprecios como los que Ud. les ha hecho. Estoy seguro que sus deseos son otros y que lo va a intentar llevar a cabo. Estoy seguro que quiere dormir tranquilo y así no puede. Sé que va a intentar dialogar, que va a escuchar junto a su fiel Consejero las propuestas de mejora de gestión con los recursos públicos. Sé que nos va a animar, que no nos va a considerar sus enemigos sino sus aliados en busca de lo mejor para el ciudadano. Sé que, como servidor público que es, no puede soportar el tormento de hacer lo que sabe va en contra de los intereses reales de los ciudadanos e intentará no engañar mas a la gente (que además se le nota mucho, igual que al resto de políticos cuando, sin argumentar, repiten sin cesar el mismo mensaje, -publica, gratuita, universal y de calidad- no cambian ni el orden). Sé que quiere que el próximo año nos entendamos y que si no ha ocurrido hasta ahora es porque el final del año le ha pillado un poco cansado y ha sido muy precipitado todo después de la marcha de quién le dejo el pastel.

También se que sabrá rodearse de muchos y buenos expertos y asesores (esto seguro que sí) que sabrán orientarle para realizar una rectificación a tiempo que nos convencerá de veras de sus buenas intenciones y de ser realmente un garante del sistema sanitario púbico.

En cualquier caso gracias por atender estas líneas. Y no se quejará,… le he dado algunas buenas ideas….


Fdo: Joaquín Morera Montes
Médico de Familia

sábado, 15 de diciembre de 2012

Crisis en la sanidad madrileña o "Tratado de Parasitología Parte I (Etiopatogenia y Antecedentes Familiares)"






En Julio de 2011, durante el Curso sobre” Investigación, desarrollo e innovación de salud en España” que se celebró en la Universidad Jaume I de Castellón  tuve la ocasión de escuchar la ponencia que presentó Alfonso Bataller, alcalde de esa bella ciudad y, años atrás, Director General de Asistencia Sanitaria de la Generalitat Valenciana, con el título de “El modelo Alzira, resultados de interés”. En las últimas semanas, y en la medida en que ha ido “in crecendo”  la contundente respuesta de profesionales y pacientes a la declarada intención del Gobierno de la Comunidad de Madrid de privatizar la gestión de multitud de hospitales y centros de salud, siguiendo  el mismo modelo inaugurado en aquél hospital levantino, he vuelto a rememorar aquélla sorprendente disertación del médico y político valenciano.

Ningún resultado, contradiciendo así el título de su discurso, presentó Bataller del discutido modelo a pesar de ostentar el dudoso título de impulsor de dicho experimento. Y no los hay porque los responsables políticos de estas iniciativas jamás han consentido evaluaciones independientes, mientras que los de las que ellos realizan los guardan en lo más recóndito de algún cajón de su despacho, convirtiendo así en “acto de fe” el supuesto ahorro y las mejoras que introduce. Pero hubo tres aspectos que, a mi modo de ver, sobresalieron del triunfalista discurso delatando  sin duda cuáles son los elementos claves de la “innovación” de la gestión  sobre los que se hace rentable la iniciativa para las empresas que parasitan este sector público, el auténtico objetivo del modelo y que son:  el sometimiento de los profesionales sanitarios a los intereses económicos de las empresas a costa de modificar las relaciones laborales preexistentes en el sentido de priorizar el interés de aquéllas sobre los de los pacientes, la restricción tanto de personal como de servicios sanitarios fundamentales a los que pueden acceder los usuarios y la derivación de los que se prevé que van a ocasionar mucho gasto (básicamente enfermos mayores o con enfermedades crónicas) a otros hospitales, estos sí de gestión pública, donde los recursos habrán menguado por la sangría que provoca el propio sistema de transferencias público-privadas, sufriendo la  calidad asistencial un fuerte deterioro.

Hubo detalles significativos de su disertación que no me resisto a obviar aquí por lo ilustrativos que me parecieron. Uno fue cuando alardeó del entusiasmo que despierta en los foros ultra-liberales donde presentan este modelo todo lo que tiene que ver con la conculcación de muchos derechos laborales de los trabajadores sanitarios y cómo esto sólo es posible tras ningunear o anular el papel de los sindicatos a través de la modificación de la legislación que regula las relaciones  laborales (obsérvese aquí que hablamos de lo que ocurrió antes de que llegara la actual reforma laboral). Otro fue el relato de que cuando comenzaron a llegar, en los primeros años de este experimento, resultados negativos para las cuentas de las empresas adjudicatarias se procedió a identificar cuáles eran las causas de ello, resultando de entre las más evidentes el hecho de que los médicos de atención primaria del área sanitaria, aún bajo la gestión pública, derivaban “demasiados” pacientes al hospital privatizado por lo que, ni corto ni perezoso, se tomó la decisión más adecuada (para las compañías, no para los pacientes): privatizar también los centros de salud del área del hospital para someter también a los trabajadores del primer nivel asistencial al nuevo marco de relaciones laborales, aquél que determina que el trabajador que genera mucho gasto puede ser despedido o privado de algún complemento salarial.

No he olvidado la perplejidad con que gran parte del auditorio asistimos a tan inusitada ponencia apreciando “en vivo y en directo” la soltura con la que algunos responsables públicos parecen relegar el bien común, esto es la salud de los pacientes y los derechos de los trabajadores, a  un segundo plano ante los beneficios económicos de unos pocos. Hay datos de la tan referida experiencia que, aunque el munícipe no los aportara, es posible conocer  porque son de dominio público. La “experiencia Alzira”  comenzó en 1.999 con el Presidente Zaplana, dotando inicialmente a la asociación de empresas adjudicatarias (Adeslas, Dragados y Construcciones, Lubasa, Bancaixa  y la CAM) con 204 euros por habitante potencialmente beneficiario y año, aunque en ese monto no entraban los gastos de farmacia, prótesis, transporte sanitario y oxigenoterapia que seguían financiados con fondos públicos. Se disminuyó enormemente la ratio personal sanitario por paciente rebajándosele a aquéllos, además, el salario de forma muy importante  registrándose, a pesar de todo eso, grandes pérdidas en los primeros 4 años de funcionamiento. Fue entonces cuando la Generalitat valenciana rescató a las empresas adjudicatarias con 69 millones de euros de todos los españoles para, en premio por su excelente trabajo, volverles a adjudicar, a las mismas, un nuevo contrato de gestión. Este nuevo contrato se extendía, también, a los centros de salud de la zona de influencia del hospital, tal y como se comentó, incrementando entonces, eso sí, la cantidad que se les paga por cada paciente residente en la zona, hasta convertir al Hospital de la Ribera de Alzira en un centro masificado cuya gestión es más cara y de peor calidad que la de los demás hospitales públicos valencianos consiguiendo que, por fin y ahora sí, obtuvieran beneficio las empresas parasitantes.

Es este mismo modelo caro, despilfarrador, ineficiente, inequitativo, discriminatorio y de baja calidad el que pretende ahora instalar en la Comunidad de Madrid el gobierno del PP, con el objetivo no de ahorrar, como pregonan, sino de beneficiar a las empresas privadas en un sector que hasta ahora se había salvado con bastante eficacia de esta rapiña privatizadora. Ante la opacidad en los datos  que muestran  los responsables públicos que impulsan estas medidas algunas organizaciones profesionales y científicas han buceado en la bibliografía internacional y han sacado a la palestra, como hizo el Presidente de los Colegios de Médicos de España, Dr. Rodríguez Sanín, que esta fórmula básicamente ha sido un fiasco allá donde se ha puesto en marcha, que nunca ha demostrado mejor eficiencia en la gestión sino, casi siempre, más gasto y peor calidad en la asistencia, pues según un ambicioso estudio publicado recientemente  en el “British Medical Journal”, el Reino Unido, donde se iniciaron estas experiencias en época de la Sra. Thatcher,  ha gastado un billón y medio de euros como consecuencia de esta política privatizadora por lo que, ahora, intentan rescatar los hospitales afectados y devolverles al sistema público ante el desastre económico producido, así como que en Italia se ha objetivado un importante incremento de la mortalidad entre los pacientes que son tratados en estos centros privatizados.

Hay que ser poco optimistas sobre el futuro de la sanidad pública madrileña a pesar del rotundo rechazo a los planes privatizadores del PP que está manifestando la ciudadanía, profesionales sanitarios, trabajadores de la salud y pacientes. La incapacidad de respuesta y el enrocamiento de los responsables sanitarios de la Comunidad de Madrid demuestran lo que nos imaginábamos: que no es posible la vuelta a atrás de estas políticas porque los compromisos adquiridos desde que la Sra. Aguirre comenzara a construir los Hospitales que ahora pretenden privatizar son, en la práctica, irreversibles y el jugoso negocio sobre el que se monta la operación y las redes clientelares que ya se han establecido tienen atados de pies y manos a gestores y empresas.  En realidad, y como muchos pensábamos, estas medidas no son fruto de la inexperiencia y el desapego por lo público de los actuales dirigentes de la comunidad madrileña, sino que asistimos una etapa más de una estrategia iniciada hace al menos 6 años y cuyas ramificaciones están más arraigadas de lo que se pensaba. Unas recientes declaraciones de Ignacio González manifestando que el proceso de privatización “es inevitable”, lejos de resultar convincentes han sonado más bien al reconocimiento de la impotencia  de quien se ve atrapado, aunque no quisiera estarlo tras el masivo rechazo provocado por sus intenciones, por compromisos ineludibles que, ahora más que nunca, debe conocer en profundidad y con todo lujo de detalles la ciudadanía agraviada.

Mientras todo esto pasa y la indignación crece muchos no olvidan algo que queda como un penoso borrón que ahonda aún más el divorcio de los ciudadanos con las dos grandes fuerzas políticas nacionales y que en parte explica cómo este desafecto afecta también al PSOE, hoy en la oposición, e incrementa la sensación demasiado extendida de que ambas defienden los mismos intereses de los grandes grupos financieros y desarrollan, básicamente, las mismas políticas: el PP hoy no podría privatizar la sanidad pública si el PSOE no hubiera apoyado en su día con sus votos la Ley 15/97 que convierte, de facto, el sistema sanitario público en un mercado donde cualquiera puede meter la mano para comprar y vender  lo que es propiedad de la gente comprometiendo algo que es fundamental:  el aseguramiento de un derecho de todos los ciudadanos.



Manuel Díaz Olalla














(Un día después de escribirse esta modesta crónica de la infamia política y social, y sin duda sin ninguna relación con ella, el grupo socialista en el Congreso de los Diputados presentó una moción instando la derogación de la lamentable Ley 15/97,que tanto daño ha hecho ya a la sanidad pública española. Como era previsible dicha petición fue tumbada por el rodillo del PP. Todo esto ocurre mientras cae lo que está cayendo y tras múltiples declaraciones de destacados miembros del PSOE negando que la tan citada norma sirviera para la privatización del sistema sanitario público. Los hechos, tozudos, se han encargado de mostrarnos lo contrario, como así lo determinaron sentencias como la del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Valencia en la que se sienta que la barbaridad del Hospital de  Alzira es legal porque la ampara la Ley 15/97.
“A buenas horas mangas verdes” como titula su artículo sobre este tema Nines Maestro, cuya lectura es imprescindible para entender lo que pasa, y por qué, alrededor de la privatización sanitaria. Se puede acceder a él desde este link: http://www.lahaine.org/index.php?p=65876  )

Reseña bibliográfica: “LOS QUE TIENEN Y LOS QUE NO TIENEN. Una breve y singular historia de la desigualdad global”, de Branko Milanovic. Alianza Editorial, 2012




Estamos ante un libro diferente, distinto, un ensayo auténticamente capaz de cambiar, en el lector atento e interesado, la manera de ver y entender este mundo. Que no es poco. Esta obra de Branko Milanovic, economista y jefe de investigaciones sobre desarrollo del Banco Mundial, es un recorrido sin par por el universo de la desigualdad, tanto  ahora como en las épocas de las que existe información para ese análisis, su auténtica dimensión, sus manifestaciones sintomáticas y las herramientas que podemos usar para visualizarla. Desde este punto de vista el autor ha escrito un tratado orientado a desenmascarar muchas de las trampas que, cada día, nos tienden para que no seamos conscientes de la auténtica realidad del mundo en que vivimos, que no es otra que ésta en la que los ricos siguen amasando sus enormes fortunas a costa de los pobres. Como fue siempre aunque ahora, según nos cuenta, todavía más. Porque la historia económica contemporánea, salvo dignos episodios, ha sido la historia del incremento y la consolidación de las desigualdades. El sistema capitalista desregulado las necesita pues está planificado para la acumulación de capital en, cada vez, menos manos. Y, aunque no lo aborde directamente, la crisis que vivimos es tan sólo un ciclo calculado más que realimentará el propio sistema, es decir, acabará algún día mostrando su previsible resultado: mayor concentración, aún, del dinero en las manos de los más ricos tras vaciar las de los demás.

La propia estructura del libro es todo un hallazgo grato y reconfortante que consigue hacer más liviana su lectura. Configurado sobre tres grandes áreas temáticas, la desigualdad entre personas, la desigualdad entre naciones y la desigualdad en el mundo (entre todos los habitantes del mundo considerado, aquí sí, como una aldea global), Milanovic consigue a partir de exposiciones claras y pequeños relatos escritos como si fueran cuentos (“ilustraciones”) desbrozar el camino de los superfluo para mostrarnos cómo es y cómo funciona la desigualdad de forma descarnada. De esta sencilla forma comprendemos cosas tan importantes como que los ricos prefieren hablar de pobreza antes que de desigualdad, porque esta les señala con el dedo directamente, por qué la globalización económica no disminuye las diferencias como se pensaba y por qué tras la revolución industrial la distancia entre países se ha hecho tan enorme a la vez que han disminuido las diferencias de clase dentro da cada uno, de tal forma que hoy en día los intereses de los proletarios de los países ricos están enfrentados a los de los países pobres por lo que las teorías marxistas de la lucha de clases en el contexto del internacionalismo han perdido vigencia. Por eso los más pobres de los países ricos tienen más que la población media de los países pobres lo que genera la enorme presión migratoria internacional y muchos de los brotes de violencia que hoy registra el mundo.

Pero el autor explica también por qué la clase media, inevitablemente, deja de cosechar los beneficios de la redistribución fiscal de tal forma que, en este y en otros pasajes, a mi modo de ver sus explicaciones se tornan muy técnicas, muy centradas en la versión más “economicista” de esa realidad que observa con demasiada lejanía, con poca implicación y con cierta frialdad. Como si el efecto de esas diferencias que tan sabiamente desmenuza no estuvieran en la base del enorme sufrimiento que soporta una gran parte de la población del mundo que carece de lo básico para llevar una vida digna. Con el gran argumento de fondo de que la desigualdad no es buena para el crecimiento, el Banco Mundial  y Milanovic como miembro destacado del mismo, llevan años enfrascados en su propia lucha contra la pobreza. Una campaña y unas enseñanzas que, se hagan con el objetivo que se quiera, son muy de agradecer por  la gran aportación que hacen de mostrar las intolerables desigualdades mundiales y locales existentes, abriendo los ojos de muchos que permanecen alejados de esa realidad.

De la misma forma que el lector sacará la impresión de que el autor ha escrito este magnífico libro ante la necesidad de generar conocimiento en aquéllos lectores u oyentes que le escuchan o leen en otros contextos más elaborados, considerará también que es una obra fundamental para quienes por su trabajo o por su gusto analizan cómo funcionan las cosas de este mundo en el que la desigualdad económica constituye un eje fundamental de análisis y una explicación permanente de todo lo que sucede.

Imprescindible, sin duda.

José Manuel Díaz Olalla

(Publicado en la Revista "Temas para el Debate", nº 217, Diciembre de 2012)

sábado, 3 de noviembre de 2012

La Cooperación Española en salud: entre el recorte y la incoherencia política




El objetivo último de la cooperación al desarrollo, su esencia al fin, es acabar con la pobreza, no entendida únicamente como precariedad económica sino como la ausencia de derechos, oportunidades y capacidades de las personas. Mientras eso sucede y para que ocurra pretende también contribuir a que se cuente con los pobres en aquéllas instancias en que se toman decisiones que tienen que ver con ellos. Esto es así donde quiera que se desplieguen estas políticas y cualquiera que sea la naturaleza de las actividades que, en pos de ellas, se pongan en marcha: agricultura, educación, infraestructuras, financiación o salud.

Existe un consenso general en el sentido de que la salud es la llave del desarrollo. La mala salud muchas veces es fruto de la pobreza, de la misma forma que ésta lo es de la mala salud. Romper este vínculo terrible estableciendo las condiciones para mejorar la salud de la población, en especial la de aquélla más vulnerable, es uno de las grandes desafíos de la cooperación en su anhelo por fomentar el desarrollo humano sostenible. Lo cierto es que la salud mundial, considerada globalmente, ha mejorado extraordinariamente en los últimos 35 años. Este éxito es debido, en gran parte, a la cooperación internacional y a su estrategia de promover, hasta la década de los 90 y en estos últimos años, las funciones básicas de la Atención Primaria de Salud, tal y como se concibieron en la histórica conferencia de Alma Ata (1978), en especial las vacunaciones, el acceso de la población al agua potable y  la puesta en marcha de programas de Salud Materno-Infantil (control de la mujer durante el embarazo, parto y post-parto y de niños y niñas en sus primeros años). A pesar de esto las desigualdades mundiales en salud son, al igual que las internas dentro de los países, además de injustas, intolerables: el 53% de las personas que viven con VIH en países de renta baja no tienen acceso al tratamiento, 29.000 niños y niñas menores de cinco años mueren cada día por una enfermedad prevenible y curable, más de 300.000 mujeres fallecen al año por las complicaciones derivadas de su afán de traer hijos al mundo y unos mil millones de personas no tienen acceso a los servicios sanitarios que precisan cuando los necesitan.

(Para seguir leyendo clickar aquí debajo)

martes, 26 de junio de 2012

Seguridad vial "de pago"




A propósito de la desenvoltura, por no decir otra cosa, de la Sra.  Directora General de Tráfico no dejes de leer esta nueva aportación de este humilde servidor en el blog de la Fundación Sistema: http://www.sistemadigital.es/News/AlDiaDetail.aspx?id=4012

lunes, 18 de junio de 2012

Erre que erre



En estos momentos críticos que atraviesa nuestro país la batalla fundamental no es la de la economía (ahí todo está escrito, el guión nos lo mandan todas las semanas y la capacidad de tomar una sola decisión por parte de nuestro gobierno es nula), no. Es la de las palabras. Es una batalla que es preciso contemplar desde su auténtica dimensión: la de cómo cambiar el nombre de las cosas para que la gente no sea consciente de lo que pasa y siga anestesiada para que nada cambie.

Ya saben: nuestro gobierno no hace RRecortes sino ajustes. Y ajusta tanto que deteriora los servicios básicos a los ciudadanos, en los que se basan sus derechos fundamentales (sanidad, educación, dependencia, relaciones laborales justas), hasta convertirlos en pura utopía. Este gobierno nuestro no pide RRescates para nuestros saqueados y arruinados bancos, no, sino que con su extraordinaria gestión de esta crisis (ya saben, que han provocado otros, ¡como si ellos no administraran la mayoría de las administraciones públicas españolas desde hace decenios!) han conseguido lo nunca visto: una línea de crédito europea para sanear el sistema financiero.

(Para seguir leyendo haz click aquí debajo)

martes, 12 de junio de 2012

Yo objeto



Si eres profesional sanitario o trabajas en el sistema de salud y tus principios deontológicos, éticos, morales o, simplemente, tu sentido de la justicia te impiden dejar de atender a las personas con problemas de salud que buscan tu ayuda, ejerce la objeción de conciencia para no acatar el decreto discriminatorio, injusto, insolidario e inmoral promulgado por el gobierno de España en el que excluye de la atención a los extranjeros sin regularizar. Para saber cómo hacerlo entra aquí: http://www.casmadrid.org/index.php?idsecc=comunicados&id=86&titulo=COMUNICADOS

jueves, 10 de mayo de 2012

Carta abierta sobre la atención sanitaria a los inmigrantes



Estimados señores:

Les escribo para comentarles que esta mañana, día 10 de Mayo, en las declaraciones de Cayo Lara al programa de J.R. Lucas de RNE (entre las 8:15 y las 8:30, seguro que se pueden escuchar a través de internet en la página de RTVE), creo que se ha deslizado un error que confunde a los oyentes sobre la postura de IU en relación a las anunciadas restricciones de derechos sanitarios a los inmigrantes irregulares.

La señora Ministra de Sanidad declaró el día anterior en ese mismo programa, y ante la avalancha de críticas que ha provocado el anuncio de retirada de la Tarjeta Sanitaria a los inmigrantes sin papeles a partir del 31 de Agosto, que los inmigrantes "con cáncer, SIDA o diálisis podrían seguir recibiendo su tratamiento" y que en lo referente a la Atención Primaria, que "esas personas seguirían recibiendo atención a través de las ONG's y otras asociaciones que ya trabajan con ellos, a partir de convenios que las CCAA firmarían con dichas organizaciones" . Al ser preguntado el Coordinador General de IU sobre ello ha declarado que recibía estas noticias con satisfacción (la transcripción no es literal pero el sentido sí).


(Para seguir leyendo clicka aquí debajo)

lunes, 7 de mayo de 2012

La crisis como coartada: ¿creen los Gobiernos de España en la Cooperación al Desarrollo?





Finalizando Marzo, un mes marcado por la convulsa agitación social que han provocado las anunciadas medidas del Gobierno, se presentaron los Presupuestos Generales del Estado de 2012.  Ríos de tinta, casi todos en forma de mensajes de desaprobación, han desatado su lectura y estudio. Y aunque de entre todos no hayan destacado los que analizan el enorme retroceso que se anuncia en la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), siendo el capítulo en el que más se reducen los fondos que aporta el Estado, conviene hacer una reflexión al respecto.

Los antecedentes son tan cercanos que nos parece que fue ayer cuando se presentaba el relanzamiento de la AOD española, con el propósito de alcanzar en 2012 el anhelado 0,7% del PNB, como uno de los objetivos-estrella de las dos legislaturas de Rodríguez Zapatero. Así lo garantizaba el Plan Director de Cooperación Española todavía vigente (2009-2012) (1). Las buenas intenciones, como en otras tantas cosas, se vieron truncadas cuando apareció, y se instaló entre nosotros, la actual crisis económica. Es decir que todo iba bien hasta media hora antes de que el presidente socialista anunciara, en Mayo de 2010, los primeros recortes que marcaron el final de su estrella política. Fue entonces cuando comunicó que se detraerían 600 millones de € del capítulo de gasto en AOD de los presupuestos de 2010 y 2011, provocando una rebaja de nuestra aportación en el primer año hasta dejarla en un 0,43% del PNB, mientras que en  2009 había alcanzado el 0,49% y lo previsto antes del  comentado recorte para 2010 significaba un desembolso del 0,51% (2).
(Para seguir leyendo clicka aquí debajo)

sábado, 28 de abril de 2012

La anunciada exclusión de los inmigrantes del Sistema Sanitario Público: además de una injusticia, un peligroso error




“El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social” (Carta de Constitución de la OMS)

En su inmensa mayoría, las medidas de contención del gasto público, los recortes en lenguaje llano,  que está adoptando el gobierno del Partido Popular son, además de ineficaces,  extraordinariamente injustas porque castigan de forma desproporcionada a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, lo que agravará su precariedad y, en muchos casos, les dirigirán ineludiblemente hacia la exclusión social. Ante lo que parece inevitable podemos afirmar que los daños en derechos y en cohesión social que tales políticas van a producir  pueden ser muy serios e irreparables.

Pero de todas ellas debemos destacar una que resulta especialmente injusta e injustificable, insolidaria y peligrosa para el conjunto de la sociedad: la exclusión de la población inmigrante irregular del sistema sanitario público. Hablo de exclusión porque, en la práctica, así será si se cumplen las medidas anunciadas por el gobierno. Porque la sola atención a la embarazada, a los niños y a los adultos en situaciones urgentes,  lo único que se va a garantizar para esa población, implica que la inmensa mayoría de los problemas de salud que les afectan se van a quedar sin atender. Esto es así porque casi todos esos procesos requieren atención continuada (exploraciones complementarias, seguimiento de la respuesta a los tratamientos, intervenciones quirúrgicas programadas y diferidas, etc)  lo que se negará a estas personas a partir del 31 de Agosto de este año. Reforzando ese trato discriminatorio y desigual  en relación al resto de la población se les excluye también de todas las actividades de prevención de la enfermedad y de promoción de la salud por lo que inevitablemente su salud empeorará y deberán soportar unas cargas de enfermedad y muerte excesivas, injustas  y evitables. El derecho a la salud, un derecho humano fundamental, pasa por garantizar una atención sanitaria de calidad, universal y equitativa para todos por lo que hoy en día es  completamente injustificable que ese derecho se pueda condicionar a determinadas características sociales o administrativas  de las personas, tales como la edad, el sexo, la posición social, la etnia, la religión o la posesión de determinados documentos  oficiales, como el permiso de residencia. Tener o no un papel es algo coyuntural y, muchas veces, arbitrario y no debe condicionar de ninguna forma el acceso a servicios básicos como la atención a la salud. Con seguridad que la población española, por mucho que se vea bombardeada persistentemente por tendenciosos mensajes negativos sobre esta población, no entenderá que sea un acto solidario brindar atención sanitaria de calidad a través de la Cooperación Española a población que vive en zonas rurales de Mozambique, por ejemplo, y no lo sea proporcionársela al vecino de enfrente porque, siendo extranjero, se quedó sin trabajo.

(Para seguir leyendo clicka aquí debajo)

lunes, 23 de abril de 2012

Anacrónicos

En la VI Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias en fechas recientes se ha escenificado la absoluta soledad y el aislamiento de Estados Unidos en América y en el Mundo por su anacrónica posición sobre Cuba. 30 de los 32 países asistentes, incluidos sus aliados tradicionales en la Región como Colombia y México,  avisaron a Obama de que no van a tolerar nunca más el veto de su país a la presencia de Cuba en este foro mientras le advertían de que esa sería la última reunión de esta cumbre de la OEA si Estados Unidos no modificaba su posición. Un Obama balbuciente justificó su postura con que en el país caribeño existía un régimen "antidemocrático". La mayoría de los asistentes, vean el vídeo en la web, no pudieron reprimir un respingo de incredulidad en su asiento al recordar cómo Estados Unidos ha sido y es en el mundo el país que más gobiernos democráticos ha tumbado y el que con más ahínco ha defendido y defiende las dictaduras criminales más abyectas, con tal de que los dictadores que las encabezan sean amigos suyos y trabajen al dictado de Washington. Desde Pinochet hasta Somoza, que, como dijo el Presidente Roosevelt, "es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta" (1).


En un país como España con más de cinco millones de parados y una cuarta parte de la población en situación de pobreza no se puede tolerar que el Jefe del Estado, por mucho que sufra al constatar el enorme paro juvenil que padecemos, evidencie de forma tan contundente su anacrónico estatus  aniquilando elefantes con sus amigos aristócratas de safarí en safari.


El obispo de Alcalá ha convencido al mundo entero de que es un personaje algo más que anacrónico al explicar por televisión su idea de que la homosexualidad  es una enfermedad que obliga a prostituirse a los que la padecen.



El Presidente de Repsol, Brufau, ha sido denunciado por el Gobierno de Argentina por su intolerable altivez en las reuniones que mantuvieron y que concluyeron en la nacionalización de parte de su compañía, así como por su persistencia en discutirle a un gobierno soberano las políticas energéticas nacionales que desarrolla. Este anacrónico personaje, con ese regusto a colono rancio que cree que aún puede cambiar oro por baratijas, ha recibido un apoyo tan incondicional del Gobierno español que mejor lo hubieran empleado los de Rajoy en la defensa de alguna causa más justa. Como por ejemplo en luchar contra las fuerzas "del mercado" y contra el "eje franco-alemán" que, según nos dicen, les obligan a recortar derechos básicos de los españoles, como la sanidad, la educación o los laborales. Seguramente la hipocresía en este tema les va a parecer que alcanza el sumun si les cuento que Repsol no es una empresa española porque la mayoría de su capital pertenece a bancos y fondos de inversión extranjeros (2) y que en su accionariado mayoritario está representado lo más canalla del mercado en cuestión. Sí, ese que tanto hace por ganar sin límites aunque para ello deba arruinar la vida y el bienestar de millones de personas cada día. Confunde este gobierno, como dice Forges, los intereses de los españoles con los de los grandes capitalistas mundiales: ¿por qué será?


Son anacrónicos los personajes. Y tanto lo son que, sin darse cuenta, consiguen que nadie pueda negar hoy en día que las instituciones que representan, bien sea el Gobierno de EEUU, la monarquía, los sectores más inmovilistas de la iglesia o las multinacionales petroleras, son elementos desfasados, antiguos, obsoletos en un mundo como el actual y que los pueblos en sus justos anhelos, irremediablemente, les van a pasar por encima. Quizás ya les hayan pasado, porque de hecho ya están mucho más adelante que ellos. 

sábado, 14 de abril de 2012

Ayuda Humanitaria: la perversión del concepto y del término



EEUU ha anunciado la suspensión de la "Ayuda Humanitaria" que brindaba a Corea del Norte en represalia por el lanzamiento, ayer, por parte de este país del satélite "Kwangyongsong". La noticia de agencia (ver: http://www.europapress.es/internacional/noticia-eeuu-suspende-iniciativa-ayuda-alimentaria-pyongyang-20120413173825.html) afirma que (textual) "Corea del Norte y Estados Unidos alcanzaron el pasado 29 de Febrero un principio de acuerdo por el que Pyongyang se comprometía a recibir 240.000 toneladas de ayuda humanitaria estadounidense a cambio de la suspensión de su programa nuclear y de armamento de largo alcance"


Alguien debería explicar a las agencias de noticias, a los dirigentes diplomáticos y, por supuesto, a los ciudadanos que la Ayuda Humanitaria, para ser tal, no se da "a cambio" de nada. Si la pretendida colaboración se plantea en esos términos hay que hablar de "trueque", "negocio", "apaño", "cambalache" o, incluso, de "cooperación" si ambas partes comparten que así sea.


Alguien debería explicar, para no confundir más a la gente, que Ayuda Humanitaria se da sólo en función de las necesidades vitales de la población, ajustada a ellas, con el único objeto de aliviarlas y que, por tanto, no admite ni devolución, ni condicionalidad, ni ningún tipo de pago.


Por cierto, contéstenme si pueden: ¿Por qué cuándo Corea del Norte lanza un misil, si lo fuera, es una provocación a la "comunidad internacional" (ese eufemismo perverso que quiere decir EEUU y sus aliados) y cuando los lanza la "comunidad internacional" no debe ser considerado como una provocación a Corea del Norte? Bueno, no hace falta que me respondan. ¡Me sé la respuesta!

domingo, 4 de marzo de 2012

La permanente tergiversación de la realidad de Cuba en los medios de comunicación públicos españoles


(El santo Job, o sea un servidor aunque muy desfavorecido tras varias semanas sin afeitar y sin comer, y el locutor Miguel Ángel Domínguez de Radio Nacional de España)


Tenemos más paciencia que el Santo Job, sí. (*) Y predicamos en el desierto todos los días. No nos cansamos. Antes se cansarán ellos de contar mentiras y de tratar a la gente como si fuera tonta.

El día 1 de Marzo, entre las 18:50 y las 19:00 horas, en la emisora Radio 5 de RNE el locutor Miguel Ángel Domínguez realizó una entrevista a la conocida Yoani Sánchez, que no tiene desperdicio como ejemplo de tendenciosidad y de intento de manipulación a la audiencia. No se lo pueden perder. Se puede escuchar en: http://www.rtve.es/alacarta/audios/programa/entrevista-yoani-sanchez-periodista-por-vocacion/1338414/ . Ofende tanto a la inteligencia de quien lo escucha que no pude por menos que enviar una queja a la defensora del oyente y mandar un comentario al blog del programa. Como muy posiblemente este no verá la luz lo copio más abajo (****):

“El entrevistador le preguntó a la Sra. Sánchez "si tendría problemas para hacer ese día 3 comidas". Considerando que la inmensa mayoría de la humanidad tiene problemas para ello creo que el hacer esa pregunta a una señora que vive en el único país de América en el que no hay desnutrición (**)  es una falta de respeto a los cubanos y a los oyentes, así como a los millones de hambrientos del mundo que, sin ser cubanos, no logran comer ni una sola vez al día. Creo que es un ejemplo de pregunta tendenciosa que solo busca confundir y desinformar a los oyentes. 
Con seguridad que el periodista no se hubiera atrevido a hacer una pregunta así a ninguna persona de cualquier otro país del mundo por mucho que en él se pasase realmente hambre, lo que no ocurre en Cuba según esa Agencia de Naciones Unidas. 
La entrevistada habló también del "ineficiente sistema económico cubano" Me pregunto: ¿se puede hablar de que un país tiene un "sistema económico ineficiente" dirigiéndose a los oyentes de otro país, el nuestro, con 5 millones de parados, y con más del 25% de la población en situación de pobreza? (***) ¿Cuál es más ineficiente? Le agradecería me conteste. 
Creo que la radio pública está para informar a los oyentes y no para servir de amplificador a campañas que buscan cualquier cosa menos que la gente conozca la realidad, ni de Cuba ni del hambre en el mundo.”

Manuel Díaz Olalla

(*) El santo Job es un personaje bíblico sometido a una opresiva prueba por Satanás con autorización de Dios y cuya dignidad y temple para salvar la adversidad es usado por muchos credos religiosos como un ejemplo de santidad, integridad de espíritu, fortaleza ante las dificultades Y PACIENCIA. Su historia se narra en el Libro de Job en elAntiguo Testamento.

(**) ver este link de la BBC  que recoge un informe de UNICEF: :http://www.bbc.co.uk/mundo/cultura_sociedad/2010/01/100126_1823_unicef_cuba_gz.shtml. Las noticias buenas sobre Cuba hay que buscarlas en medios extranjeros. En España todos los medios dan información negativa sobre aquél país. Aunque no sea cierta.

(***) ver en relación al último informe de Cáritas española: http://www.rtve.es/alacarta/audios/no-es-un-dia-cualquiera/dia-cualquiera-pobreza-espana/1332450

(****) Pido disculpas: el comentario fue publicado. Se puede leer en la propia dirección web en dónde está colgado el archivo de la entrevista.


jueves, 1 de marzo de 2012

El efecto de las políticas canijas y mendaces en la salud de la gente

Se están publicando últimamente interesantes trabajos sobre el efecto de la crisis económica y de las medidas que se adoptan contra ella en la salud de las personas. Una aportación muy interesante es la de Javier Segura en su blog (http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2012/02/26/133124). En este momento es crucial tener las herramientas metodológicas y el interés (esto más que lo otro) de visibilizar los cambios que ya se están produciendo en la salud y, más ampliamente, en el bienestar de la población española consecutivos a la reducción del gasto público que caracteriza el adelgazamiento del estado del bienestar a que estamos sometidos. Las políticas que se desarrollan en el ámbito socioeconómico, llevamos años señalándolo, tienen un efecto fundamental en la salud de las personas. Seguramente mucho mayor del que imaginamos y aún más grande del que hemos sido capaces de demostrar. Esas políticas, que ya se iniciaron en el anterior ciclo político, ese marco que define el “sistema” en sí, componen el escenario en el que se mueven los demás determinantes de la salud y definen las posibilidades que los demás factores tienen de interactuar entre sí. Las políticas nunca son neutras y los que las idean y aplican deben conocer sus consecuencias y no pueden ser irresponsables. Al contrario, deben responder ante los ciudadanos por ellas y por sus efectos. Sobre todo cuando hay alternativas tal y como no se cansan de señalarnos sesudos y doctos economistas y politólogos en muchos medios y foros. Por lo tanto es preciso conocer y cuantificar de qué retrocesos estamos hablando, cuántos años de expectativa vital van a perderse, qué merma en calidad de vida, qué carga de enfermedad y muerte evitable va a dejar de serlo.


Me parece muy interesante el ejemplo que se está aportando en algunos trabajos sobre el enorme retroceso que supuso, y aún supone, para la salud de aquélla población el desmantelamiento del “sistema protector” que garantizaba la antigua y extinta Unión Soviética. Como modelo, aunque a otra escala, quizás podamos usarlo de “prueba piloto” del alcance y las consecuencias de esos recortes. Como muy acertadamente se señala ese desmantelamiento afectó gravemente a toda la población. Por usar sólo un ejemplo, entre 1990 (el certificado de defunción de aquélla unión de repúblicas lleva la fecha de 1989) y 2000 la Esperanza de Vida al Nacer retrocedió más de 4 años en la Federación Rusa, con todo lo que ello significa, ya que ese indicador es, como sabes, sólo la punta de un enorme iceberg, que permanece oculto, compuesto a partir de las “condiciones de vida y trabajo” de las personas. Es curioso que esta caída afectara especialmente a los hombres quiénes, en ese mismo periodo, pasaron de 63 a 58 años de expectativa vital, mientras que las mujeres “sólo” retrocedieron de 74 a 72 años (ver Informe sobre La Salud en el Mundo de 2010 de la OMS en http://www.who.int/whr/2010/es/index.html, pagina 48).

Todos los estudiosos del tema parecen coincidir en que el motivo de ello es que esa merma de protección social afectó más a los hombres en edad laboral, quienes fallecieron más frecuentemente por problemas cardiovasculares que tienen que ver con la alimentación y los hábitos de vida, así  como por la violencia, el HIV/SIDA, el alcoholismo y otras toxicomanías. Esos trabajos alertan también sobre otro dato relevante: es el factor “educativo”, es decir un rasgo indirecto de la posición social, el que mejor explica que determinados grupos de hombres se hayan “salvado de la quema”.



Por lo tanto, podemos a partir de esa experiencia imaginar el escenario: retrocesos importantes en los niveles de salud y de bienestar como resultado de un empeoramiento del sistema de atención y prevención sanitaria y de la degradación de las condiciones generales de vida, acompañado de un incremento de las desigualdades en la salud y en la supervivencia de forma absolutamente injusta y evitable.

Creo que en momentos como los actuales es una obligación de los trabajadores sanitarios evidenciar los efectos de las políticas restrictivas en la salud y el bienestar de las personas, por lo que deberíamos potenciar esas líneas de investigación para acentuar, aún más, el perfil de “utilidad social” de nuestro trabajo. El análisis del alcance de estos temidos impactos a través del estudio de la mortalidad por causas prevenibles por la intervención sanitaria es una interesante fórmula metodológica que deberíamos desarrollar con todo interés y precisión.



jueves, 23 de febrero de 2012

¿Ayuda Humanitaria? ¡No, gracias! me estoy quitando...


Oigo en la radio que los países de la Unión Europea se van a reunir para estudiar cómo hacer llegar Ayuda Humanitaria a Siria. Y, me imagino, que la población siria se habrá echado a temblar. Donde ponen el ojo con su Ayuda Humanitaria ocurre la hecatombe. Miren sino Libia después de la ayuda: el paraíso del terror y el crimen (ver editorial de El País del 19 de Febrero de 2012 en: http://elpais.com/elpais/2012/02/18/opinion/1329588305_037112.html y el artículo publicado el mismo día sobre la limpieza étnica en en el mismo medio: http://internacional.elpais.com/internacional/2012/02/19/actualidad/1329669169_069858.html ). Miren Irak, donde tan sólo en el día de hoy se han registrado 20 atentados, que han dejado más de 60 muertos y más de 200 heridos (ver http://www.publico.es/internacional/423677/mas-de-20-atentados-en-cadena-causan-unos-60-muertos-en-irak)

 ¡Ño, con la Ayuda Humanitaria de la UE! "Virgencita, Virgencita" -dirán lo sirios como en aquél famoso chiste- "¡que me quede como estoy!"

¿Por qué será que toda las intervenciones humanitarias que propone Europa resultan nefastas para la población civil de los países castigados por la violencia y fantástica para Europa? ¿Será porque no se planifican para atender las necesidades de la población acosada sino para la de las grandes compañías de aquí, las del petróleo, las de la reconstrucción, las de las armas....?

Ya saben, estos pescadores de pacotilla pescan bien en el río revuelto. Y si no lo está bastante ya lo revuelven ellos, ya....

Manuel

(Fotografía Agencia AP)



sábado, 18 de febrero de 2012

Núñez, para creer en ti...



Oigo por la radio que, en el congreso del PP que se celebra en Sevilla, el Presidente gallego, Núñez Feijoo, hablando del copago que nos van a poner en la sanidad y en otros servicios básicos (re-pago lo llamo yo, ya lo habíamos pagado antes) y como para echar primero algo de vaselina, que si no se hace muy duro, dijo "Para copago la subida de las pensiones que hizo Zapatero. ¡Eso sí que fue copago!: ponernos a trabajar a todos, dos años gratis para sostener la seguridad social".

"Coño", pensé yo, "Núñez", seguí pensando, "ahora sí que has dado de lleno en la diana, nunca he estado más de acuerdo contigo". "A lo mejor", me dije, "nunca he estado más de acuerdo con un político en este país".

Seguí escuchando esperando que dijera lo que era obvio tras tan solemne declaración: la fecha exacta en la que iba a derogar este gobierno, el del PP, el de su partido, el decreto de Zapatero que ampliaba la edad de jubilación para devolvernos a los 65, como antes...

Les aseguro que estuve buen rato con la oreja pegada al transistor. Hablaron de fútbol, de Siria (de Libia ni una palabra, ¡con lo que les gustaba antes!), de lo que cobran los sindicalistas (de lo que cobran los políticos no hablaron), en fin, de todo, pero de la fecha para derogar el decreto zapateril ni una palabra. Me extrañó, la verdad, porque a Núñez, en su discurso, le vi muy entero y muy convencido. Más que nada porque este gobierno cambia el escenario de hoy para mañana, sin más problemas: el sistema fiscal, las relaciones laborales, los derechos de los trabajadores (ex-derechos quise decir), en fin, todo. Lo de las pensiones, si se pone,  le cuesta a Mariano veinte minutos: "A ver, Soraya, tráeme los papeles que lo firmo ya". Pero nada. Núñez, con lo decidido que estaba, no anunció ni un más ni un menos.

O sea, como siempre. Cogernos a la gente para el trajín. Tratarnos como si fuéramos tontos. Usarnos para atacar al contrario y de paso justificar una barbaridad aún mayor que la que hizo el otro.

Núñez, Núñez... que nos vamos conociendo. Os vamos conociendo a todos....



Manuel

Caricatura de Xoan Baltar

viernes, 17 de febrero de 2012

Pobres libios




Hoy, día 17 de Febrero, según nos recuerdan los medios de comunicación, hace un año que comenzaron los disturbios en Libia que anunciaban el inicio de una cruenta guerra civil.

Un año después, asesinado Gaddafi y destruido el país por la OTAN, la situación de los libios no parece mucho mejor que entonces.

Amnistía Internacional publica hoy mismo en su página web un informe sobre la situación de aquél país titulado: "LIBIA: UN AÑO DESPUÉS DEL LEVANTAMIENTO, LAS MILICIAS “FUERA DE CONTROL” COMETEN ABUSOS GENERALIZADOS"
 (para leerlo completo clickar aquí: http://www.amnesty.org/zh-hant/node/29735). 

Pocos días antes había publicado otro cuyo título, "LIBIA: MUERTES DE DETENIDOS EN MEDIO DE TORTURAS GENERALIZADAS" (http://www.amnesty.org/zh-hant/node/29375) ya anunciaba toda la barbarie que su lectura transmitía.

Hemos comentado en este mismo blog que Médicos sin Fronteras se retiró hace pocos días de algunas zonas de Libia para denunciar las torturas y crímenes a que sometían a los detenidos estos "luchadores de la libertad" que Occidente, con España a la cabeza, ha instalado en aquél país. Intentaban, además, que esta organización colaborase con sus repugnantes acciones (ver: http://www.msf.es/noticia/2012/libia-presos-torturados-privados-atencion-medica-en-centros-detencion-misrata). Es la grandeza de lo humanitario: atender a las víctimas denunciando, siempre, a los verdugos.

 Este es el resumen de la penosa crónica de este año que, con seguridad, ningún periódico va a contar ni ninguna político de este país va a reconocer.

¡Pobre Libia, pobres libios!

Necesitan, hoy más que nunca, justicia.


Pdta.- Hemos sabido por twitter que hoy: "Asesinan en prisión de Trípoli a Hala Misrati, presentadora de TV pro Gaddafi " ¿Qué decirles de esta tierra de libertades y respeto  a los derechos que han hecho de Libia gracias a la magnífica colaboración de nuestros democráticos gobernantes... ¿Dijimos justicia?: Sí, ¡justicia ya!

miércoles, 15 de febrero de 2012

Siria: a propósito de la "infamia" del veto de Rusia y China


Nadie quiere la guerra en Siria. Aunque cada día parezca más inevitable.

Nadie, si es bien nacido, puede desear el sufrimiento, el dolor o la muerte de los sirios. Ni de nadie.

Ni la falta de libertad, ni de respeto a los derechos elementales de todas las personas.

A partir de esas premisas básicas los caminos de los hombres, como los de Dios, son inescrutables. Pero los que escogen algunos, apestan.

En un editorial del diario "El País" en su edición del domingo 5 de Febrero de 2012 se calificaba como "infame" el veto de Rusia y China a la condena a Siria que algunos países del Consejo de Seguridad, a iniciativa de Estados Unidos, proponían a los demás miembros.

Es conocido el hecho de que iniciada esa carrera, las condenas se enlazan más en función de los intereses particulares de quienes las proponen (petróleo, dinero, ventaja geopolítica) que de los derechos de las personas a quien se dice defender, en los que jamás se piensa. Acaban, con frecuencia, en autorizaciones para poner en marcha "corredores aéreos"  para, supuestamente, proteger a la población civil, y que muchos sobrepasan a su gusto para acabar justificando como "humanitaria" una guerra en la que lo que menos importa son los humanos y lo que más "llevárselo" crudo (y a veces hasta "el crudo").

Vean sino la crónica de esta otra "infamia" a la que "El País" se sumó con entusiasmo:

El día 17 de Marzo de 2011 la ONU autorizó el uso de la fuerza para instaurar una "zona de exclusión aérea en Libia" con el objeto de "proveer asistencia a la población civil" (1). Esta resolución no fue vetada por Rusia y China, es decir, lo que hubiera querido "El Pais" que pasara de nuevo ante el caso sirio.
Inmediatamente la OTAN, alianza en la que participan EEUU, Francia, Reino Unido, España e Italia entre otros, inició una guerra teledirigida con el objeto de derrocar al dictador, apoyando en aquélla contienda civil a los opositores y provocando miles de víctimas civiles, además de la absoluta destrucción del país, incluyendo todo tipo de infraestructuras básicas para la población  (2). Así lo admitió el propio Obama (3) quien, como los demás aliados, no tardó en reconocer que ese era su objetivo, para apoderarse después de las reservas de petróleo libio una vez situado en el poder un gobierno títere (4). Que de "humanitaria" tenía poco la intervención fue reconocido incluso por destacados promotores de la guerra , como el diplomático español Bernardino León (5) quien justificó tanto la destrucción del país como el desprecio de los coaligados a la resolución original de Naciones Unidas que ellos, sibilinamente y con aviesas intenciones, habían promovido, abusando por tanto de  "la buena fe" de los demás miembros del Consejo, como Rusia y China. 

Tan "humanitaria" intervención culminó con la tortura, el linchamiento y asesinato de Gaddafi, en una ceremonia de sangre retransmitida en directo a través de los teléfonos móviles de los propios "luchadores por la libertad" que le ejecutaron y sobre la que aún no han respondido ninguno de los promotores de la intervención militar, a no ser la propia Sra. Clinton quién manifestó lo que pensaba de ello entre sonoras carcajadas transmitidas en directo por televisión (6).


Tras la caída del excéntrico líder árabe se ha instaurado de facto, y con la colaboración de los países aliados que promovieron su derrocamiento, un régimen de terror que, según cuentan las organizaciones independientes que allí trabajan, se equipara o supera las barbaries cometidas por aquél (7), aunque ni los medios de comunicación "libres", que tanto se preocuparon por denunciar los crímenes del anterior régimen, ni los países que le derrocaron nos den ninguna información. La situación se ha vuelto tan brutal que Médicos Sin Fronteras ha anunciado que se retira de Libia para no colaborar con las torturas y los crímenes que cometen  las nuevas autoridades (8).

Tras este breve resumen de aquélla "hazaña" cabe preguntarle al editorialista de "El País": ¿infamia? ¿de qué infamia nos habla? 

No es bueno tratar a la gente como si todos fuéramos idiotas. O como si no tuviéramos memoria. La tenemos. Y capacidad para discernir por qué a algunos les importan menos unos crímenes que otros.

A la mayoría nos importan todos.


Pdta del autor.- Estuve tentado de ilustrar este "post" con una foto de Gaddafi muerto tras ser torturado. Pero me ganaron los escrúpulos, el reparo y la prudencia. A última hora la cambié por esta de la Sra. Clinton festejando la noticia de su tortura y asesinato. También es pornografía pero si no sabes de qué se ríe, te parece hasta humana. La señora, digo. 


2ª pdta del autor.- Entre el coro de "indignados" a los que sigue "El País" a pies juntillas (España, EEUU, Turquía, Gran Bretaña), ha destacado recientemente la voz del corifeo mayor, el Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon , lamentando el comentado veto, "en un alarde" de la neutralidad que  sería exigible a una persona que ostenta esa alta magistratura y responsabilizando a los países díscolos de lo que pueda pasar en Siria (9). Sí, se ve que se le da muy bien asignarlas  y muy mal asumirlas. Cuando los que ahora se rasgan las vestiduras destruyeron Libia provocando miles de víctimas, ni una palabra se le oyó decir, ni una queja, sobre el incalificable incumplimiento de la resolución aprobada en la institución que él preside. Cuando se asesina y tortura como ocurre ahora en aquél país, nadie le ha oído ni un comentario a favor de los derechos de los libios perseguidos y ejecutados. Sorprende en una persona como él, tan preocupada por derechos de los sirios y por los de los libios, eso sí, al parecer sólo de los libios a los que persiguió Gaddafi. ¿Qué? Si, lo mismo pienso yo: ¡a dónde irá la ONU con este personaje! No se queje ahora, Don Ban,  de la actitud de Rusia y China: es el resultado de sus malos ejemplos. De aquéllos polvos, estos lodos.
........................................................................................................................................................



viernes, 3 de febrero de 2012

Reseña bibliográfica



GUERRAS CLIMÁTICAS 
Por qué mataremos (y nos matarán) en el siglo XXI
Harald Welzer. Edit Katz.


Si alguna virtud tiene este fantástico ensayo del teórico social alemán Harald Welzer sobre el cambio climático y sus consecuencias sociales, es la de dar estructura lógica a una gran cantidad de información que, sobre el fenómeno, nos asalta cada día desde muy distintas fuentes. Vertebra por tanto, y a partir del conocimiento que nos ofrece las ciencias naturales, una cadena de acontecimientos tal que acaba por configurar, paso a paso, un futuro que analiza y predice desde las ciencias sociales, las grandes ausentes hasta ahora de este debate. Con todo ello termina dando sentido a un cuerpo teórico quizás apologético aunque inquietantemente probable.

Como el mismo autor se encarga de vaticinar, es la crónica de un futuro “que ojalá no llegue a producirse”, apuntando para este fin algunas ideas-clave sobre qué cosas cambiar y cómo hacerlo en la configuración mundial y en las relaciones internacionales. Pero si desalentador fue el pronóstico de situación aún lo es más el tratamiento propuesto, pues no es difícil deducir el bajo nivel de cumplimiento que puede alcanzar cuando casi todas las recetas se basan en modificar los estilos de vida occidentales de consumo y despilfarro de energía y de otros recursos naturales.

Porque el hilo conductor de este singular trabajo surge del planteamiento de que, globalmente, el agotamiento de los recursos naturales será el origen de movimientos masivos de población y de brotes de nuevas manifestaciones de violencia por el control de los escasos recursos, en una lucha desesperada por la subsistencia, que pasa ineludiblemente por apoderarse de los recursos de otros. La falta de agua, de tierra fértil, de comida, de combustible y de bio-diversidad impulsará el éxodo de millones de personas que se convertirán en refugiados climáticos provocando el rechazo y el conflicto con aquéllas poblaciones que se verán invadidas. Esa, y no la lucha ideológica, según el autor, será la auténtica fuente de conflictos en este siglo.

Otra alarma salta desde las páginas de este libro cuando el lector se impregna de su discurso: la constatación, a veces desvelada por Welzer  y otras no,  de que ese sombrío futuro es ya el presente si analizamos las sustancias que nutren muchos de los conflictos actuales: la crisis del cuerno de África y la lucha desesperada por la comida, la guerra civil libia y el litigio internacional por el petróleo, el problema secular en Oriente Próximo y el conflicto por el agua, etc. Tanto así que una incómoda pregunta mantiene desde los primeros capítulos el hilo del relato y hasta la atención del lector: ¿estaremos a tiempo de detener las guerras climáticas? Desde el optimismo del ensayista alemán sí, aunque “el problema del cambio climático hoy en día no es solucionable”. Desde el realismo crudo de la situación del mundo y su desigual conformación, posiblemente no las dentendremos. Si esto fuera así, como concluye el autor, la supervivencia de la humanidad y, por tanto, de la civilización estaría en peligro.

Un tema de crucial importancia es el papel de Occidente en todo este colosal embrollo. Me refiero a su papel, en todo caso, más en las guerras climáticas que vienen que en el origen de los problemas. Esto último es más conocido: el modelo occidental de explotación de los recursos naturales en numerosas regiones del mundo es insostenible y tiende a acelerarse, siendo esa la base de los conflictos. Pero ¿podrá Occidente tele-dirigir esos conflictos que se desarrollarán masivamente en el mundo pobre, moviendo grupos afines, títeres a sueldo, o simplemente disparando sus tomahawks, los simbólicos y los de verdad,  desde Washington o Bruselas sin mancharse la ropa?  Posiblemente no pueda ya que en este mundo global en que vivimos aunque los problemas se desarrollen lejos, en ciertos escenarios estratégicos, sus consecuencias pueden tocar a nuestra puerta mañana mismo manifestándose ante nuestras narices con toda su crudeza.

En fin, un libro imprescindible para entender mejor este mundo y los retos que enfrentamos por el calentamiento global. Un antídoto contra la necedad de no querer ver las cosas o de creer que lo que les pasa a otros, aunque nosotros seamos los culpables, nunca va a afectarnos. Un libro que le deja al lector el regusto amargo de la incertidumbre dolorosa, por más que el final de su lectura lo adorne Welzer con un catálogo pensado más para la esperanza de la gente que para influir en los que toman las decisiones: “¿Qué hacer y qué no hacer para evitar la guerras climáticas?”. Léanlo y saquen sus propias conclusiones.



                                                                                              José Manuel Díaz Olalla
                                         (Publicado en la Revista "Temas para el Debate", nº 207, Febrero de 2012)